a

Bioimpedancia

Home Bioimpedancia

Que es la bioimpedancia?

Conocer cuál es la base a utilizar para determinar el peso ideal, como también cuánto tejido adiposo hay en nuestro cuerpo, resulta sumamente útil para saber si nos encontramos en forma.

Si utilizamos una balanza de las que habitualmente tenemos en nuestro hogar, aún contando con una de última tecnología, solamente podremos realizar un análisis de nuestro peso corporal. Un peso total que incluye el peso de los tejidos y de la masa grasa.

Muchas personas emplean para realizar el cálculo de su peso corporal el llamado IMC(Índice de Masa Corporal), que si bien es útil sólo puede calcularse con él, un nivel de obesidad “simple” no resultado preciso en cuanto a la evaluación de la cantidad específica de adiposidad que existe en nuestro cuerpo.

Como este tipo de métodos nos limitan en cuanto a la información que obtenemos  y sólo podemos estimar la cantidad de grasa que nuestro cuerpo posee, es que desde hace un tiempo los investigadores intentan por medio de diversos métodos determinar en forma precisa cuál es el porcentaje real de masa grasa que cada persona tiene.

Después de muchos años de investigaciones diversas se ha desarrollado una técnica que puede medir la masa grasa de nuestro cuerpo.

Esta técnica lleva por nombre Bioimpedancia o también se la conoce como Impedancia Bioeléctrica, que sirve para hacer el cálculo de grasa corporal sobre la base de las propiedades eléctrica de los tejidos biológicos.

Tanto los músculos, como los huesos y los vasos sanguíneos son tejido corporales que tienen un alto porcentaje de agua que produce la conducción de electricidad de forma fácil. Por otra parte, el tejido graso posee escasa conductividad eléctrica.

La Bioimpedancia es un método seguro, económico, preciso y no invasivo que proporciona datos sobre la composición corporal de una persona.

La Bioimpedancia en posición vertical admite medir la masa muscular de los miembros inferiores que a su vez representa entre el 32 y el 45% del total en una persona sin importar si es obesa o delgada.

Las básculas que se utilizan para este tipo de medición poseen un generador de señales de alta frecuencia y también un detector de precisión. Así, una corriente (de bajísima intensidad) recorre los miembros inferiores permitiendo valorar su resistencia.

La resistencia depende del agua contenida en el organismo, la cual tiene una proporción constante en la masa muscular, ya que el 73% de los músculos son agua. Tomando este dato y juntándolo con otros como edad, sexo y estatura del individuo se puede calcular la masa muscular de todo el cuerpo.

Asimismo, el tejido adiposo se encuentra formado de células que contienen la masa grasa, una cantidad pequeña de agua y de proteínas y esa masa grasa está formada de triglicéridos, siendo totalmente aislante y no conduciendo la electricidad por ello se hace el cálculo usando con precisión el peso que es controlado al mismo tiempo.

De esta forma quedaría la siguiente ecuación: Masa grasa = Peso – Masa muscular.
Por ello, este método toma en cuenta la totalidad de las grasas, incluso la grasa localizada, así como la del abdomen y el margen de error es de sólo un 3 a 5%.

Este método se utiliza en la actualidad en personas que van de los 16 a 70 años, no siendo de utilidad para aplicarlo en menores debido a la variación en la cantidad de agua de su cuerpo y las distintas estaturas que van alcanzando en la etapa de crecimiento.

También, se ha detectado que produce resultados erróneos en personas que padecen de edemas en sus miembros inferiores, como en aquellas que se someten a diálisis y las afectadas de disformismo.

En el caso de los deportistas, sobre todo en los que realizan fisico culturismo, la medición no es indicada cuando existe hipertrofia aislada en los músculos.

Este método no puede ser utilizado en personas que poseen marcapasos o estimuladores cardíacos.

La medición se realizará una vez a la semana y 15 minutos después de levantarse, para que el agua contenida en el cuerpo quede naturalmente distribuida en los miembros inferiores. Si no se realiza en el hogar y se hace en algún centro médico deberá tenerse un ayuno mínimo de 5 horas.

Las diversas técnicas que se utilizan para realizar una valoración de la composición corporal han ido surgiendo a raíz de la necesidad de estimar el estado nutricional, sobre todo en personas enfermas y obesos.

Al valorar cuáles son las necesidades y requerimientos nutricionales de cada persona se pueden pronosticar riesgos en la salud íntimamente ligados con su estado de nutrición y llegar a un tratamiento adecuado antes que el cuadro pueda volverse grave.